La fecha de consumo preferente es de 9 meses a partir de la fecha de producción. Una vez abras una botella, recomendamos conservarla en frío y consumirla en el plazo máximo de 10. No pierde propiedades, no sufras, pero sí puede variar de gusto y perder la fina burbuja.