Si sufres SIBO, un sobrecrecimiento de bacterias en el intestino delgado, puede que la kombucha no te siente muy bien ya que se trata de un producto altamente probiótico. De hecho, cada mililitro contiene alrededor de un millón de bacterias. Soluciona este problema de salud con la ayuda de un profesional y luego podrás tomar tanto kombucha como te apetezca.