Menos es más. Agua, azúcar y té. Sólo 3 ingredientes. En el caso de Kombutxa, de Mūn Ferments: té verde, de la variedad Lung Ching, el más ecológico que se cultiva en el mundo. El azúcar, de caña y ecológico y el agua, filtrada.