La kombucha tiene un sabor muy peculiar, que no tenemos en nuestro registro de gustos. Es entre dulce y avinagrado. Según las variedades, recuerda la sidra o el cava rosado.