Como en todos los fermentados, durante el proceso de elaboración de la kombucha se genera alcohol. Nuestro kombucha contiene una cantidad muy pequeña: menos de un 1% de alcohol.