No panic, please! El azúcar de caña es uno de los ingredientes de la kombucha. Para hacerlo es absolutamente imprescindible ya que el alimento que utilizan las levaduras y bacterias para fermentar. No sufras, ya que en el producto final el azúcar sólo queda una mínima cantidad residual, lo que las bacterias no se han podido comer. En el caso de Kombutxa, es, como máximo, de 1,8 gramos por cada 100 ml.