Kombutxa es una bebida probiótica y es necesario que lo tengas en cuenta si quieres consumirla habitualmente. Comienza con 100 ml y, según tolerancia, aumenta la dosis. Lo importante es escuchar a tu cuerpo.