Por qué los fermentados?

Los fermentados tienen siglos de historia. Alimentos tan cotidianos como el pan, el café, la cerveza, el vino, el queso, el yogurt, el chocolate o el kechup son fermentados.

La fermentación, que en el fondo no es más que la inclusión -intencionada o no- de bacterias buenas en la comida, puede ayudar a la digestión de algunos alimentos. Así mismo, la comida fermentada aumenta, la proliferación de probióticos en nuestros instestinos, reforzando el sistema inmunológico, protegiéndonos de intolerancias alimentarias, virus e infecciones e incrementando la energía al conseguir que la digestión sea más fácil y eficaz.

Nuestro kombucha artesanal no está sometido a ningún proceso de pasteurización. Las bacterias buenas, pues, se conservan intactas.