NUESTRA HISTORIA

El equipo de Kombutxa nace a partir de la necesidad de uno de sus fundadores de solucionar un problema de salud. Jordi Dalmau, ingeniero de profesión, está diagnosticado con el síndrome de Gilbert desde los 13 años. Después de años cuidando su alimentación sin resultados, apuesta por el mundo de los fermentados descubriendo las infinitas virtudes de los probióticos. Por recomendación de un profesional de la salud, incorpora kombucha en su dieta, controlando los síntomas del síndrome que sufre. Un kombucha que acaba elaborando y que, todos los que lo prueban, descubren los beneficios que les reporta su consumo. En aquel momento, apuesta por tirar adelante una producción a mayor escala de Kombutxa. Para hacerlo controlando al máximo el proceso, busca la ayuda de un experimentado químico y enólogoToni Sánchez-Ortiz, con una amplia experiencia en España, Estados Unidos y Nueva Zelanda en la elaboración de vino y aceite biodinámico. Mercè Pérezperiodista y madre de un niño multialérgico, llega a los fermentados como una posible solución a los problemas de salud de su familia.

Juntos emprenden la aventura de elaborar Kombutxa, el primer kombucha hecho con agua del Pirineo, ingredientes ecológicos y elaboración artesanal. El objetivo es abrir más la perspectiva y continuar el camino elaborando más fermentados.