NUESTRA HISTORIA

El equipo de Kombutxa nace a raíz de la necesidad de uno de sus fundadores de solucionar un problema de salud. Jordi Dalmau, ingeniero de profesión, fue diagnosticado de síndrome de Gilbert cuando tenía 13 años. Después de mucho tiempo cuidando su alimentación sin resultados positivos para su dolencia, descubre el mundo de los fermentados y sus infinitas virtudes. Por recomendación de un profesional de la salud, en Jordi incorpora kombucha a su dieta y consigue tener bajo control los efectos del síndrome que padece. Tanto positivos son los efectos que le reporta su consumo, que apuesta por sacar adelante la producción a mayor escala de este té fermentado. Mercè Pérez es su pareja. Periodista y madre de un hijo multialérgico, considera los fermentados como posible solución a los problemas de salud de su familia.

Juntos emprenden la aventura de sacar al mercado Kombutxa, el primer kombucha elaborado artesanalmente, con ingredientes totalmente naturales, de primera calidad y ecológicos. El kombucha que les hubiera gustado encontrar en las tiendas cuando empezaron a consumirlo: ultra saludable y delicioso. El objetivo es abrir más la perspectiva y continuar el camino elaborando más fermentados.