No hay unas recomendaciones exactas para beber kombucha, pero sí te podemos dar unas pautas:

  • Si no has tomado nunca empieza poco a poco. Es difícil que te produzca efectos secundarios, pero podrías notar movimientos, más que habitualmente, en los intestinos. Lo normal, sin embargo, es que después de tomarlo notes una sensación de bienestar.
  • Una vez superada con éxito la primera fase, puedes beber con moderación dos o tres veces al día. En ayunas es una buena opción, o también antes de las comidas. Procura no beber mucho hacia el atardecer, ya que lleva teína y te podría afectar el sueño.
  • Si te levantas con sensación de resaca prueba de tomarlo. El kombucha facilita la desintoxicación del cuerpo.
  • A medida que te acostumbres a incorporarlo, irás encontrando cuál es tu momento de beber kombucha. También puedes utilizarlo para sustituir un refresco azucarado o un café.
  • Si estás embarazada consúltalo primero a tu médico.
  • Sin embargo, puede haber personas que por circunstancias concretas, no son candidatas al consumo de kombucha.