Sólo ingredientes reales, naturales, sin concentrados. Etiquetas fáciles de leer. Donde conoces todos los ingredientes que figuran en ellas. Así es nuestra kombucha, que elaboramos en 9 variedades distintas desde 2015 y que ha llegado para aportar salud a tu día a día.

Lo hemos dicho muchas veces. Menos es siempre más. También en el mundo de la alimentación.
Esto quiere decir que idealmente, Idealmente, deberías conocer todos y cada uno de los ingredientes que figuran en la etiqueta de un producto antes de comprarlo (y consumirlo, claro está). Dicen que si tu abuela no conoce todo lo que lleva algo que vas a comer, no debes comprarlo. Y no podríamos estar más de acuerdo.

Poco te descubriremos si te decimos que todas las kombuchas que se comercializan hoy en días son iguales. Detrás de la etiqueta «natural» puede haber mucha trampa y cartón. Ahí van nuestras 3 recomendaciones para elegir una kombucha real. Deliciosa e indiscutiblemente saludable: 

Kombutxa etiqueta limpia kombucha real combucha kombutcha

  1. Azúcar, no gracias. Las 9 variedades de Kombutxa de Mūn Ferments ostentan un record. Somos la kombucha sin pasteurizar con menos azúcar residual de todas las que se elaboran en Europa. Entre 0,1 y 1,8 gramos de azúcar residual por cada 100 mililitros, ¡ojo al dato!
  2. 100% natural y 100% ecológica. Nuestras Kombutxas son solo eso. En la foto puedes ver la etiqueta desnuda de nuestra variedad Natural. Únicamente ingredientes reales y orgánicos. Y punto.
  3. Sin añadidos rarunos. Sin aditivos, sin colorantes, sin conservantes… Lo que ves es lo que hay. Y, sinceramente, te engancharás a su sabor auténtico.

 

Desde Mūn Ferments reivindicamos un futuro donde sólo los productos con etiquetas sin trampa ni cartón, sencillas y entendibles, estén presentes en el día a día de todos.

Es por esto que, desde el primer día, nuestra kombucha es etiqueta limpia y estamos muy orgullosos de ello. Continuaremos trabajando para mantener y mejorar aún más estos estándares de calidad.