Hay notícias y hay notícias que hacen especial ilusión y que queremos celebrar por todo lo alto. En Mūn Ferments, pioneros en la elaboración de kombucha ecológica, envasada en vidrio, sin pasteurizar y con el mínimo azúcar residual del mercado español, hemos obtenido la certificación IFS Food en su versión 7. Esta estricta norma internacional garantiza la calidad y seguridad del té kombucha que elaboramos y comercializamos. Con este crucial paso, apostamos con fuerza para homologar la calidad e inocuidad de cara a los consumidores, garantizando la excelencia de nuestras kombucha IFS Food de principio a fin. 

IFS kombucha mūn mun fermentsLa norma alimentaria IFS Food está reconocida por la Global Food Safety Initiative (GFSI) para auditar empresas que elaboran alimentos y se centra en la seguridad y calidad alimentaria de éstos.

De este modo, la normativa controla estrictamente desde la producción, hasta las instalaciones, pasando también por la formación y la manera de trabajar de todos los que intervienen en la elaboración, desde operarios que intervienen en el proceso hasta proveedores. El objetivo de la IFS es asegurar que se cumplen los requisitos de seguridad alimentaria, de calidad y legislativos.

Seguir ofreciendo la mejor kombucha del mundo

La voluntad de Mūn Ferments, una vez obtenida la certificación IFS Food 7, es seguir creciendo y buscando la máxima calidad de las kombuchas que elabora y distribuye. Vosotros, nuestros clientes, merecéis la mejor kombucha y con esta certificación demostramos que cumplimos todos los requisitos para que así sea, llevando a cabo un proceso de auténtica excelencia. Nuestro personal está formado, nuestras instalaciones son adecuadas, contamos con los mejores proveedores y, con todo esto, nuestra kombucha es de excelente calidad. 

Con la obtención de la IFS Food, podremos impulsar un buen número de mejoras a distintos niveles. Así, además de añadir argumentos en nuestra expansión internacional de nuestras kombuchas, también apoyará nuestro propósito de continuar el camino hacia la máxima calidad y a su optimización en todos los planos: productivo y medioambiental marcados como prioridades desde que empezamos a elaborar kombucha en 2015.