¿Has decidido dar un volantazo para llevar una vida lo más saludable posible? La dieta, el ejercicio y el descanso, el contacto con la naturaleza y la tribu y la meditación son igual de importantes. Puede ser que en este compendio de buenos propósitos, el de la dieta te cueste especialmente porque echas de menos los zumos, los refrescos o la cerveza.

La buena noticia es que hay una alternativa perfecta para tomar cuando te beberías cualquiera de estas bebidas. Una alternativa con una historia milenaria que, además, tiene unas propiedades saludables increíbles. Se llama kombucha y, aunque todo el mundo habla mucho de ella ahora, hace dos mil años -como mínimo- que se descubrió que contribuía potentemente al bienestar.

¡Adiós refrescos, hola kombucha!Kombutxa Ginger kombucha

Hay muchos motivos para incluir kombucha en tu día a día. Además de estar riquísima y ayudarte a hidratarte, te ayudará a superar esos antojos por las bebidas que no aportan nada a tu salud convirtiéndose en un perfecto refresco saludable. Si aún no has tenido el gusto de conocerla y probarla, solo un consejo: ¡no esperes más!

 

 

Recopilamos 10 razones para adoptar una kombucha en tu vida 😉

  1. Cada vez que bebes un vaso de kombucha, te ahorras un montón de azúcares, colorantes, conservantes y concentrados presentes en un refresco. También dejas de tomar el alcohol que contiene una cerveza. De este modo, dejarás a un lado todos los efectos que estas bebidas provocan en tu salud: adicción, sobrepeso y obesidad, aumento de insulina y glucosa en sangre, entre muchos otros. La falsa percepción de bienestar que tienes tomando bebidas industriales pasará a una auténtica sensación de ¡oh, wow, que liger@ me  encuentro realmente!

    Las 9 variedades de Kombutxa de Mūn Ferments ostentan una cantidad de azúcar residual récord. Se trata de la kombucha sin pasteurizar con menos azúcar de las que se comercializan en Europa. Aquí, sus valores de azúcar por cada 100 ml de producto.


    GRAMOS DE AZÚCAR POR CADA 100 MILILITROS

    Paleobirra Lemon          0,16 g
    Paleobirra                      0,20 g
    Kombutxa Hibiscus        0,21 g
    Kombutxa Verbena      < 0,5 g
    Kombutxa Flowers       < 0,5 g
    Isotonic                           0,61 g
    Kombutxa Green            0,8 g
    Kombutxa Ginger           1,6 g
    Kombutxa Natural          1,8 g

  2. Si te acostumbras a beber kombucha, vas a adquirir un poder muy especial: tu paladar se acostumbrará al sabor de los fermentados. Bienvenidos los alimentos probióticos: chucrut, kimchi, kéfir, miso… Tu dieta será más variada y en tu intestino camparán más especies de bacterias para tener una microbiota diversa y en forma.
  3. Con una microbiota a punto, lejos del azúcar y los ingredientes artificiales de los refrescos estarás de mejor humor, tendrás un mejor sistema inmune y te costará menos adelgazar.
  4. Consumiendo kombucha estarás aportando probióticos interesantísimos, pero también enzimas, minerales, los antioxidantes e inmunomoduladores del té y, sobre todo, ácidos orgánicos con virtudes incalculables: desde el impulso a la función hepática hasta una mejor absorción de nutrientes.
  5. Poco a poco te deshabituarás al azúcar que, de hecho, deberías ir desterrando de tu vocabulario y de tu día a día cuanto antes mejor. Asegúrate que la kombucha que eliges esté elaborada artesanalmente y que apenas contenga azúcar residual. Kombutxa de Mūn Ferments tiene unos valores nutricionales de otra galaxia. Las 9 variedades de la compañía oscilan entre los 0.16 y los 1.8 gramos de azúcar por cada 100 mililitros de producto.
  6. En una kombucha auténtica, con ingredientes reales, de procedencia natural, no se le añaden ni colorantes, para hacerla visualmente más atractiva; ni concentrados, para que tenga un sabor más potente, ni conservantes para que dure más. El refresco saludable por excelencia. Solo ingredientes de verdad. ¡Sin más!
  7. Las burbujas de una kombucha real, como Kombutxa de Mūn Ferments, surgen durante el proceso de fermentación. No te fíes nada de nada de un té fermentado que siempre tenga el mismo gas. La naturaleza es imprevisible y controlarla no sale nunca bien. Un gas, además, que no te provocará hinchazón, sino que justamente te ayudará a gestionarlo.
  8. Más liger@, sí, pero con el consumo de kombucha los primeros beneficios que experimentarás estarán relacionados con tus digestiones. Serán más fáciles, dirás adiós a los gases como acabamos de citar más arriba y tendrás un mejor tránsito intestinal.
  9. Tendrás un impulso de energía sin tener que depender de estimulantes provenientes de los refrescos o el café. Consumiendo kombucha, tu estrés y tu insomnio mejorarán gracias a la presencia de vitaminas C y del grupo B en la bebida.
  10. La recuperación post ejercicio, cuando necesitas un plus de hidratación y también una recuperación rápida de los minerales perdidos, es perfecta con una kombucha. Solo es cuestión de cambiar de hábitos y no es tan difícil, ¿no crees? Dale un vistazo a la versión Isotonic de Kombutxa y alucina con la combinación de kombucha con agua de mar.

En este artículo te contamos cómo y cuando beber kombucha. Te avanzamos que el mejor momento es cuando más te apetezca.